Facebook y Reencuentros

PENSANDO SOBRE FACEBOOK Y REENCUENTROS

Aldana Calvo – Bárbara Cazenave – Sebastiana González –  Marianela Lanetta – Alejandro Menéndez – Pamela Morelli


Introducción:
El presente trabajo de investigación tuvo como disparador varios interrogantes propios de los autores. Mayormente no utilizamos Facebook como medio de comunicación e intercambio. Por ende algunos de nuestros interrogantes partían del desconocimiento de los usos posibles de Facebook y otros se sostenían en un cierto descrédito del mismo. Tres preguntas se anotaron:

  1. ¿Qué motiva o genera reencuentro en FB?
  2. ¿Qué invita a los usuarios de las Redes Sociales Digitales a expresarse más “libremente” que en lo cotidiano?
  3. ¿Qué sujeto está detrás de la pantalla? (diferencias y similitudes entre encuentros cara a cara y los encuentros tecnología mediada)


Ante el extenso campo de oportunidades que se abría para nosotros, esta red social virtual que se conoce como Facebook, que algunos llaman Caralibro y que nosotros para abreviar decidimos nombrarla FB, elegimos el tema de los reencuentros.
Reencuentros y Facebook parecen estar vinculados de alguna forma en nuestra percepción. Puede ser una moda o efecto de los usuarios de Facebook que motiva una mayor cantidad de reencuentros con personas del pasado con las que se había perdido contacto. También la inversa es posible: muchas personas se acercaron a Facebook para poder generar estos reencuentros. Por lo tanto, el uso de FB: ¿responde a una necesidad real de comunicación y conexión con el otro, a través de la red o es solamente una moda que puede ser superada por otro adelanto tecnológico?
Para poder echar luz sobre estas dudas realizamos una recopilación de datos de usuarios de Facebook mediante el uso de una encuesta con respuestas cuanti y cualitativas. Nuestra hipótesis fue concebida para dejar lugar al análisis tanto de los datos cuanti como cualitativos.




Hipótesis de trabajo:
Facebook[1] es una herramienta
[2] que facilita[3] los reencuentros[4]


Definición de los constructos principales de la hipótesis:

[1] Facebook:

Facebook es una herramienta social, un sitio web de redes sociales que pone en contacto a personas con sus amigos y otras personas que trabajan, estudian y viven en su entorno.” Facebook como red social. Todos sabemos que los tiempos actuales son tiempos de cambios, cambios en las formas de comunicarnos y vincularnos con los demás, y también sabemos que estos cambios tienen que ver con el hecho de que las redes sociales cobran un papel fundamental pero ¿qué son las redes sociales?
Las redes son, antes que nada, formas de interacción social, espacios sociales de convivencia y conectividad. Se definen fundamentalmente por los intercambios dinámicos entre los sujetos que las forman. Las redes son sistemas abiertos y horizontales, y aglutinan a conjuntos de personas que se identifican con las mismas necesidades y problemáticas. Las redes, por tanto, se erigen como una forma de organización social que permite a un grupo de personas potenciar sus recursos y contribuir a la resolución de problemas.
El mapa de relaciones a través del cual se mueven las ideas y la información ha cambiado a lo largo del tiempo, impulsadas por las distintas tecnologías de comunicación. Dentro de estas hay que destacar, en primer lugar, Internet y su consecuencia más directa: la eclosión de una nueva esfera de relación social que pone en contacto a millones de personas a través del globo cada día. Las redes permiten el enlace de instituciones, mercados, organismos, empresas y medios de comunicación en un misma dinámica de flexibilidad y lógica de interconexión. La situación de cada individuo depende tanto de su inclusión en la red, como del lugar que ocupa en esta estructura.
A través de la red se transmite la información que sirve para alimentar la generación del conocimiento. El intercambio directo de la información a través de la red elimina el distanciamiento geográfico. Los lugares quedan absorbidos por el flujo de las comunicaciones directas y el significado de cada localidad ya no depende de la contigüidad física, sino de su ubicación en la red. En el desarrollo actual de nuestra sociedad, un aporte fundamental sobre estas nuevas concepciones de realidades virtuales es Manuel Castells, que dentro de esta nueva concepción de las relaciones sociales, señala en nuestra sociedad un elemento fundamental: la red. Conforme pasa el tiempo y avanza la tecnología informática, individuos y grupos se acoplan en la red, en donde hacen presencia en esta nueva dimensión de la realidad, como lo es esta “realidad virtual”. Entonces una red se entiende como un sistema conectado entre diferentes puntos en donde cada uno de estos es interdependiente y todos ellos conectados funcionan como un todo; estas estructuras son abiertas y capaces de expandirse en diferentes direcciones ilimitadamente, en donde se pueden integrar nuevos puntos que se comunicaran entre sí, siempre que compartan los mismos códigos de comunicación.
Tomaremos la definición de Pierre Levy sobre lo virtual: nudo de problemas o de fuerzas que, estando dentro de la cosa, hace transformarse a ésta; por ejemplo, se puede decir que “lo virtual” de la semilla impulsa a ésta a convertirse en un árbol. Ahora bien, la “virtualización” es el proceso invertido: ir del árbol a la “semilla”: separarse de la inmediatez del “aquí-ahora” y remontarse al nudo de problemas o fuerzas. Podríamos decir que en las relaciones virtuales se pueden reproducir patrones pero también se pueden resistir, revertir y transformar, generando nuevos tipos de subjetividad en otros órdenes de lo material y en el espacio. Se sostiene la idea de que las nuevas tecnologías de información y comunicación redefinen la textura de lo social introduciendo una nueva dimensión en las relaciones humanas.
Las personas que comparten un entorno, como señalamos arriba, son las que comparten lugar de trabajo, lugar de estudio o amigos comunes; gustos, actividades, etc. Facebook opera, como software, basado en las “3Cs”: Comunicación (de conocimiento), Comunidad, Cooperación. Utiliza también el concepto de blended networking, en el que se combinan la vida online y offline de los individuos y se mezclan los eventos cara a cara con la comunidad en línea. Un ejemplo muy claro de este tipo de comunidad la vemos en el grupo en FB llamado “El club del amigo real”, disponible en http://www.facebook.com/home.php#/group.php?gid=85837394088. Lo que propone este grupo es un encuentro mediado con tecnología de gente sola que comparte intereses para posteriormente llevar esa virtualidad y esas relaciones a la realidad, entendida como los encuentros cara a cara; para compartir en otro plano eso que los une en esta red social. En este sentido, FB es una herramienta que fomenta los encuentros.
[2] Herramienta:
Definición de herramienta: “Una herramienta es un objeto elaborado a fin de facilitar la realización de una tarea mecánica que requiere de una aplicación correcta de energía“.1
Otros usos: “Es frecuente usar el término herramienta, por extensión, para denominar dispositivos o procedimientos que aumentan la capacidad de hacer ciertas tareas. Tal es el caso de las herramientas de programación, herramientas matemáticas o herramientas de gestión. Esto frecuentemente viola la característica básica de las herramientas de ser medios para la aplicación controlada de energía“.2
Desde Vigotsky podemos definir herramienta de la siguiente forma:
“Vigotsky señala que la inteligencia se desarrolla gracias a ciertos instrumentos o herramientas psicológicas que el/la niño/a encuentra en su medio ambiente (entorno), entre los que el lenguaje se considera como la herramienta fundamental. Estas herramientas amplían las habilidades mentales como la atención, memoria, concentración, etc. De esta manera, la actividad práctica en la que se involucra el/la niño/a sería interiorizada en actividades mentales cada vez más complejas gracias a las palabras, la fuente de la formación conceptual. La carencia de dichas herramientas influye directamente en el nivel de pensamiento abstracto que el niño pueda alcanzar.”3
Y algo más de herramienta desde la perspectiva de Vygotsky: El dominio de los instrumentos de mediación. La mediación semiótica y el dominio de sí: Vigotsky otorgaba el valor de “herramientas psicológicas” por analogía con las herramientas físicas a los sistemas de signos, particularmente el lenguaje. Mientras las herramientas físicas se orientan esencialmente a la acción sobre el mundo externo, colaborando en la transformación de la naturaleza o el mundo físico, los instrumentos semióticos parecen estar principalmente orientados hacia el mundo social, hacia los otros.
· El lenguaje puede cumplir funciones diferentes, en principio una función comunicativa y, luego, otra referida a la regulación del propio comportamiento.
· El lenguaje sirve como instrumento para producir efectos sobre el entorno social
· El lenguaje puede a su vez plegarse sobre el propio sujeto y también de acuerdo con su secundaridad sobre sí mismo
· Esta implicado centralmente en la reorganización de la propia actividad psicológica

Desde estas definiciones, podemos aproximarnos al significado de herramienta en nuestra hipótesis. Partimos de la primera definición de herramienta como objeto elaborado a fin de facilitar la realización de una tarea mecánica que requiere de una aplicación correcta de energía. Facebook se ajusta a esta definición en la temática investigada de reencuentros. Sus aplicaciones específicas de búsqueda e ingreso de datos permiten una fácil búsqueda de personas por varios parámetros: nombre, edad (o rango de), lugar de residencia, instituciones a la que pertenece/perteneció, fotos e incluso contacto de contactos, o sea, una búsqueda indirecta. Facebook utiliza su base de datos y herramientas de búsqueda para simplificar el encuentro de personas bajo estos parámetros ingresados por el usuario. Esta sería su funcionalidad mecánica.

Sin embargo,  Facebook pensado como herramienta no puede reducirse a su funcionalidad mecánica, dado que produce efectos por fuera de su aparente órbita de influencia directa. Por ejemplo, para ser eficiente como herramienta, debe ser masivo, y, para ser masivo, requiere ser viral. Se puede observar que Facebook es una a herramienta viral de rápida propagación con sólo ver los gráficos de crecimiento o, más simplemente, buscando personas conocidas dentro de su red. Pero, ¿por qué es viral? ¿por qué se propaga tan rápidamente? En este punto, podemos empezar a delinear sus efectos por fuera de la funcionalidad mecánica. Podríamos entender a Facebook como una herramienta psicológica en el sentido de Vigotsky. Es una construcción social, externa al sujeto y sostenida en lo simbólico, pero que el sujeto interioriza a su repertorio de recursos comunicativos, lo transforma según su singularidad y lo utiliza como herramienta para comunicarse con otros. Facebook transforma las formas en que nos comunicamos. Actúa más allá de su valor de herramienta introduciendo en el sujeto nuevos modos de significar el mundo y comunicarse.Por ejemplo, no es raro escuchar diálogos cara a cara donde se utilicen referencias a diversas acciones ejecutadas sobre el muro. El muro es una parte de Facebook que afecta e influye las relaciones a los sujetos en su día a día y modifica la forma en que las personas se relacionan. Ya no están desconectados sino que saben del otro por lo que el otro publica en su muro.

Para resumir, el constructo herramienta utilizado en nuestra hipótesis está articulado en los siguientes puntos:

  1. Facebook es eficiente como herramienta de búsqueda de personas porque es masivo.
  2. Facebook es masivo por su rasgo viral de contagio como herramienta de comunicación y significación.
  3. Facebook media en las relaciones entre los sujetos y modifica la forma de contacto en dichas relaciones en todos los planos de existencia.

 

[3] Facilitar:
RAE online posee dos definiciones de dicha palabra:
1. tr. Hacer fácil o posible la ejecución de algo o la consecución de un fin.
2. tr. Proporcionar o entregar.
Nos parece que en este caso aplican ambas. Porque FB hace más fácil que la gente se reencuentre, por todas las herramientas que tiene que nos pone a un click de contactarnos con un otro. Y también nos parece que entrega un medio diferente. Si antes los reencuentros se armaban por carta, por teléfono, ahora se arman por FB. Si bien las tecnologías difieren, y por ende, el modo en que actúan como facilitadores es diferente, podemos acotar la definición de facilitar a una modificación de la comunicación que produce un modo de relacionarse más eficiente. En este caso, relacionado directamente a Facebook como medio para organizar más eficientemente reuniones de reencuentro. Haciendo un cruce interdisciplinario con biología, facilitar resuena al canal facilitador de las plantas, que ayuda a la distribución de los nutrientes de una planta. Entonces, FB pensado adicionalmente así, como un canal que guía.

[4] Reencuentros:

La palabra encuentro básicamente se refiere, atendiendo a los propósitos con los que en este trabajo se utiliza, al cruce entre dos o más sujetos, ya sea con o sin intención. En este escrito hacemos referencia específicamente a los re-encuentros. Esto quiere decir que esos dos o más sujetos ya han compartido un momento, una situación, han pasado por algunas experiencias juntos en un pasado compartido. El “re” nos está indicando, indudablemente, que un encuentro ya fue hecho en algún momento y en la actualidad se esta retomando ese encuentro pasado, actualizándolo en el presente, en un tiempo diferente.

Ahora bien, a lo largo de este trabajo los reencuentros de los que hablamos son de dos tipos: el mediado por la tecnología, a través de la red social Facebook, y el cara a cara, donde se produce el encuentro físico de los sujetos involucrados, si y sólo si previamente existió el vínculo mediado por Facebook.

Hacer referencia a la variable tiempo no es poca cosa. ¿Por qué? Porque el tiempo, ya sea éste corto o largo, da lugar a que las personas cambien en ese lapso; es cuestión inevitable. Muchas son las experiencias por las que atraviesa un sujeto llevándolo a una adaptación y esto no es sino una transformación de sí mismo.

En el primer encuentro que tenemos con alguien queda registrado ese instante en nuestra memoria, esa realidad vivida. Cuando un reencuentro se hace posible podemos prever, imaginar un margen de cambio en el otro pero no podemos aseverar que estamos en lo correcto.

¿qué sucede con el Facebook?. ¿Puede, usándose como medio, conocerse de antemano aquello que nos vamos a encontrar? Podemos tener mucha información del otro pero en el re-encuentro cara a cara las personas no tienen el tiempo de planificar sus reacciones, respuestas, como sí lo permite el Facebook. Pero hay que recordar que, como dijimos anteriormente, el re-encuentro no implica tan sólo el cara a cara, sino también uno mediado por esta red social llamada Facebook. Aquí también las personas están en contacto, realizando intercambios, comunicándose. Es por este motivo que, mas allá de concretarse fuera de este espacio, el re-encuentro sigue existiendo.


Metodología

Una encuesta fue elegida como método para recopilar información. Esta elección se basó en que priorizamos varias cuestiones que la convertían en la opción ideal. Permite acceder a muchas personas simultáneamente mediante el uso de diferentes opciones: mail, blogs, e incluso, el mismo Facebook. Esto nos deja establecer tendencias más ajustadas a la realidad. Nos pareció pertinente por otro lado utilizar una encuesta digitalizada que permita la auto respuesta de los participantes. Un aspecto final que nos interesó fue la combinación de una parte cuantitativa, para establecer tendencias y definir la relevancia de los reencuentros mediante el uso de Facebook, y otra cualitativa, para poder contextuar dicha tendencia, y poder también atender a ciertas singularidades que podrían arrojarnos datos interesantes y así enriquecer nuestro trabajo de investigación.
Para poder saber a qué tipo de usuario encuestamos, buscamos preguntas para averiguar para qué lo usan, cuánto tiempo, en qué momentos, cuántos contactos/amigos tienen, etc.
Las preguntas cualitativas buscan indagar cuáles fueron los resultados de las propuestas de reencuentros, qué tipo de vínculos se establecieron y cuál fue su permanencia en el tiempo. También se incluye una aproximación a ver que motivos generaron el deseo de reencontrarse.


Análisis cuanti y cualitativos de la encuesta:

Los siguientes son gráficos donde se visualizan los resultados cuantitativos de la encuesta:

 

Definición del usuario de FB: hombres y mujeres de más de 20 y menos de 60 años. Indagar usos atribuidos a FB. Así, comprobar o refutar la hipótesis en la que pensamos a FB como una herramienta mediadora y facilitadora de reencuentros. La vasta mayoría de los encuestados supera los 100 amigos promedio. ¿De cuántas horas reales dispone un individuo en promedio? El día tiene 24 horas. A estas 24, debemos restar 9 de trabajo y 3 de cursada en la facultad (ya llevamos 12). De esas 12, los médicos recomiendan dormir 8 horas, pero es poco probable que eso suceda, con lo cual estimamos que dormimos sólo 6 promedio (lo que hacen 18). Para los que residimos cerca del trabajo y/o facultad, contamos dos horas de viaje. Lo que hace un total de 20 horas de nuestro tiempo. Por lo tanto, restan 4 para repartir entre familia, amig@s, novi@s, comer, bañarse, relajarse, estudiar y repartir con los hijos. En esas 4 horas, ¿cómo se hace con 100 amigos? O conocidos, o familiares…

Es claro que FB facilita la comunicación con tecnología mediada. Es claro entonces que FB ayuda a mantenernos actualizados respecto de todo lo que le pasa a ese otro que nos autoriza a que lo sigamos. FB pone a disposición de los usuarios mucha información en pocos minutos. Es importante señalar que la información que yo veo es aquella que su autor desea que vea; es la imagen que el otro quiere proyectar hacia los demás: elige fotos, elige gustos musicales, grupos de pertenencia que le dan una identidad y lo distinguen de otros. Hay un doble juego de ser-parecer, las dos caras de una misma moneda.

Esta verborragia de información parece correlacionarse con la cantidad de reencuentros concretados cara a cara en contraposición a los reencuentros computador mediante o incluso el reencuentro con una foto actual de ese otro que en mi mente se quedó con menos edad y rasgos diferentes. Los resultados cualitativos arrojaron datos interesantes: casi todos los encuestados habían recibido invitaciones, algunos incluso más de cinco. Sin embargo, los encuentros concretados más allá de lo virtual, entendido como lo mediado por tecnología, eran pocos, muy pocos en relación a las invitaciones. Los motivos acusados fueron varios: la emoción de armar un encuentro superaba las ganas de llevarlo a cabo realmente. El tiempo físico que disponía cada uno era poco, y desparejo. Las curiosidades respecto del otro estaban satisfechas con revisar su perfil y ver sus logros en fotos, que fue el ítem que apareció como el más utilizado de la gama de opciones que tiene FB. Para los reencuentros concretados, la tendencia indicaba que la percepción que tenían del otro internalizado no había cambiado nada. Y encontramos otra cosa más interesante todavía: los que no habían recibido invitaciones no las gestionarían, no fomentarían un reencuentro pero sí asistirían en caso de ser invitados. No indagamos posteriormente por qué sí confirmaban la asistencia pero no la iniciativa. Quizás se puede pensar que la información disponible ya era suficiente a los efectos de saber la actualidad del otro.

Por lo tanto, en principio nuestro sondeo parecía indicar que FB efectivamente facilita los reencuentros, pero ¿de qué tipo y con qué motivo? Supusimos inicialmente que aprovechando las ventajas de la masividad y rapidez de conexión de FB, los reencuentros cara a cara se concretarían con presteza y sin embargo, encontramos que la tendencia era contraria.

No nos olvidamos igualmente de esa raza en extinción que parece ser entre nuestros encuestados los que no tienen FB. Sus razones contra el FB son justamente lo que otros ven como puntos a favor. Razones como la falta de privacidad y el exceso de información que se veía publicada que no querían que estuviera disponible, el no deseo de que se los encuentre porque la gente del pasado que querían todavía la seguían viendo y esto de que otros sitios de redes sociales son más artísticos y satisfacen el gusto de uno en mayor medida (la preponderancia de la música de artistas wannabe en myspace, la importancia de las fotos artísticas en flickr o en el devianart).


Articulación entre los resultados obtenidos y la teoría
  • Facebook y reencuentros: un vínculo de herramienta tecnológica o una nueva forma vincular
Para escribir este punto no realizamos una búsqueda bibliográfica más allá de la ya presente en nuestros recuerdos. ¿Por qué no? Pensar este punto implica retomar cuál es el origen y la idea detrás de Facebook. ¿Para qué se fundó? ¿Cuáles eran sus objetivos principales? ¿Qué efectos se supuso podría producir? Sin embargo, la historia se lee desde el hoy, y al leerse se vuelve a escribir y editar. Sólo una generalidad, un vago sentimiento genético podemos encontrar en un escrito de hoy en día sobre estas preguntas. O tal vez no, realmente la información sea fidedigna y automática: sin ningún editor humano. Pero atarse a información cuya procedencia puede distar de ser reconocida o incluso conocida, es, creemos, más peligroso.
Volviendo al vago sentimiento genéico que mencionamos: Facebook es un sitio para encontrar y reencontrar a otros significativos cuyo rastro material ha perdido sustancia, y del cual sólo conservamos una huella mnémica. Esta afirmación se sostiene en su funcionalidad como herramienta de búsqueda de personas en primer lugar. Uno puede fácilmente encontrar, con diversas formas de búsqueda, a esos otros inmateriales. Sin embargo pesa el hecho de que su funcionalidad se extiende por fuera de su programación: las estadísticas señalan que la incidencia de, al menos, intentos de reencuentro son abundantes entre los usuarios de Facebook. Facebook nace para los estudiantes y egresados de una universidad, se programa sobre esta idea de mantener o recuperar los contactos, y esa esencia se sostiene en el tiempo, absorbida dentro de su evolución ondulante y cambiante. Aplicaciones por cientos, juegos, grupos diversos, publicidad al por mayor, todo bajo la idea de vincular masivamente, y por todos los medios, a la gente.
Hoy la herramienta ha producido una nueva forma de vincularse y actualizar los vínculos archivados. En otras palabras, ha generado un forma singular de re-encontrarse con aquellos interiorizados tiempo atrás. ¿Qué significa esto? Podemos suponer, o incluso afirmar, que Facebook ha escapado a su lugar de simple herramienta al ser interiorizada por los usuarios. Este proceso de interiorización produce algo nuevo, una significación de Facebook que escapa a su programación, incluso escapa a los objetivos de sus creadores. Facebook ya no es sólo lo que imaginaron, ni se usa como lo imaginaron; fue reabsorvido a la cultura, transformado, resignificado, y evolucionó como raíces cuyas multiplicaciones y cruces responden tanto a la complejidad de sus reglas como las del contexto.
Retomando, reorganizando y actualizando este breve recorrido: Facebook es una herramienta que, recuperando su historia genética, fue creada para ser y generar una red social de individuos vinculados por una institución pasada o presente. Facebook es internalizada por sus usuarios, y, en esta internalización, transformada por la propia subjetividad y traducida a espacios nuevos. Facebook evoluciona atada a estas lógicas de contexto cultural pero, también, atada a su génesis de herramienta de re-encuentro.


  • Los reencuentros no se concretan ¿Será que la información de Facebook es suficiente?
Antes de pensar en algún planteo que intente dar cuenta de lo que ocurre con estos reencuentros a primera vista frustrados, consideramos importante reflexionar sobre el panorama general que brinda la sociedad contemporánea en la que tienen lugar estos temas. Es porque al entender un poco más el contexto social en el cual estos sujetos existen podremos dar mejor cuenta de los fenómenos que observamos en las encuestas realizadas.  Nos referimos no sólo al fenómeno reencuentros, sino también al auge de masividad experimentada por FB, que pone en jaque la dimensión temporo-espacial. Se puede estar en cualquier lugar del planeta y estar conectados al mismo tiempo a través de la red, y esa conexión se genera en un espacio llamado “virtual”, pero al mismo tiempo tan real, en tanto y en cuanto se siente y se representa al otro en la mente.
En palabras de Neri: “Podríamos decir que, en la medida que los espacios reales fragmentan y segregan, nuevas redes fundan ciudades virtuales recreando lazos”4.
Lo que a fines prácticos venimos presentando como fenómenos lineales o con algún tipo de orden, en la vida diaria se superponen, intercalan y confunden.

Vamos a tomar parte del marco teórico propuesto por Zygmunt Bauman para explicar algunas de las cuestiones que venimos señalando. Este autor en su libro “La vida líquida” se refiere a las incertidumbres de una época que ha tomado un rumbo indefinido.  El término “modernidad líquida”, que él propone alude a una realidad que, como el agua, cambia constantemente de forma. La vida líquida es precaria, vivida en condiciones de incertidumbre constante y reune una serie de impresiones sobre la existencia cotidiana en sociedades que privilegian la velocidad por sobre la duración y en la que todo (cosas, vínculos, sentimientos, valores) tiene fecha de vencimiento. La metáfora de la liquidez intenta dar cuenta de la precariedad de los vínculos humanos en una sociedad individualista y privatizada, marcada por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones.  Permanecemos en una sociedad líquida siempre cambiante, por lo tanto incierta, cada vez más imprevisible.

El autor toma como característica de esta época la Globalización como fenómeno organizador.  En su trabajo La globalización. Consecuencias humanas utiliza el concepto globalización, entendido como un proceso estratificado en espacio y tiempo, el cual borra las fronteras (espacio) y se caracteriza por la inmediatez de las comunicaciones (tiempo).  Con estos cambios comprendidos por el desanclaje  como sinónimo de desterritorializacion y una noción diferente del tiempo, la sociedad se enfrenta con la búsqueda permanente de un orden que reemplace al tradicional.  Ilustrando esto Bauman dice: “En la actualidad todos vivimos en movimiento.  Muchos cambiamos de lugar: Nos mudamos de casa o viajamos entre lugares que no son nuestro hogar…Ya no existen las “fronteras naturales” ni lugares evidentes que uno debe ocupar”5.  Habla de la Modernidad como una época sólida con respecto a la Post- Modernidad, la cual define como una época de liquidez, en donde el mundo se desancló trasformándose en un lugar de arenas movedizas. Existimos, en las grandes urbes, en una acumulación de no lugares a los que somos llamados a vivir y consumir. Somos marionetas de la moda y el movimiento por contagio. En cierta forma, forma líquida de olas que nos llevan y nos arrojan a diferentes islas y costas, siempre demasiado pequeñas y provisorias. En cambio, la imagen idealizada de nuestros compañeros permanece estática (aunque realmente no sea así, le asignamos ese carácter), y nos permite sostenernos de algo cuya permanencia no esta atada al vaivén de las olas. Son como continentes de fantasía, vetustos, oxidados y borrados en su compomente real, pero “anclados” a un punto imaginario que nos sostiene y nos sirve de faro. El reencuentro siempre se concreta, aunque el otro no esté, lo simbólico siempre se conserva en la actualización.

Ahora bien, este panorama que nos describe el autor, nos es de suma utilidad al momento de querer dilucidad que ocurre en los sujetos usuarios de tecnología, sujetos si se quiere post-modernos por definición. En tiempos líquidos, en donde el desanclaje y la inmediatez son moneda corriente, no todos nos sentimos tan livianos y  ligeros como la época lo requiere.  En cada individuo conviven aspectos de lo sólido y lo líquido.  Quizás desde este lugar podamos responder al interrogante: ¿qué motiva a los sujetos a buscar reactualizar los lazos con su pasado? El reencuentro con su pasado le permite volver a cumplir un rol que debió dejar atrás como consecuencia lógica de la maduración. En ese reencuentro está permitido hacer lo que antaño y así hallamos adultos actuando como los adolescentes que fueron, haciendo un como si de una situación compartida en el pasado. También

podría ser una necesidad de volver a reencontrarse con los “otros” pertenecientes a una época que fue constitutiva y que remite a estados de cierta solidez.  Pero al encontrarnos con estos personajes, compañeros del primario, del secundario o de otros ámbitos a los cuales pertenecimos, ¿a quienes se espera reencontrar realmente? ¿A aquel “otro” internalizado por nosotros mismos o al sujeto en el cual devino con el pasar del tiempo? Lo mismo vale para nosotros, al interactuar nuevamente con esos otros (a través de un diálogo cara a cara o un chat) ¿Respondemos a quienes somos ahora o al que fuimos y el otro tiene internalizado desde hace tantos años? Existe una necesidad del retorno a lo pasado, quizás por la aceleración de la vida en estos tiempos líquidos, por el desanclaje, o ¿por qué no? por la simple idea de reactualizar parcialmente aquellos que fuimos.  Quizás acá esta la clave de los fracasos de estos famosos reencuentros que se intentan organizar a través de FB.

Por otro lado, aunque se encuentre presente la intención de coordinar una reunión, se torna complicado en el ritmo acelerado de la vida Post-moderna relegar tiempo para ocuparnos de la misma.  La realidad de los involucrados no es la misma que quedó congelada de las otras épocas. Ahora obligaciones como el trabajo, los estudios, la familia, o incluso mudanzas a otros barrios, provincias o distintos países se presentan como obstáculos para esta clase de eventos.  Es más, en los casos en que sí se llevó a cabo el reencuentro, descubrimos que en su mayoría, no generaron una renovación de los vínculos de antaño.  Si la renovación encontró una continuidad a través del FB.  Es así cómo, en estos casos, los sujetos están al tanto de lo que ocurre en la vida de los otros, de sus actividades, viajes y demás a través de los posteos en sus “muros”, las fotos publicadas, etc.  Esto nos lleva a repensar otro de los interrogantes que quedaron en suspenso mas arriba: ¿Existe algún tipo de reencuentro a pesar de que la reunión no se haya llevado a cabo? Creemos que sí, definitivamente reincorporar a esas personas a nuestras vidas, de cualquier manera que sea, el reencuentro es real más allá de si se generaron o no relaciones del tipo real-real, más allá de si perduraron en el tiempo o no.

Estos nuevos sujetos, en su versión internalizada o actual, pasan a formar parte del universo de sus contactos, a través de este canal de comunicación compartido que es el FB. Quizá no exista necesariamente un diálogo fluido, cotidiano, pero lo cierto es que de ahora en más, todo lo que cada uno de ellos realice como actividad en FB, será compartido por el entramado de su cadena de “amigos/contactos”.

Ahora bien, volviendo un poco atrás, ante el hecho de que estos vínculos “recuperados”, en su mayoría no se reactualizan con la misma fuerza en intensidad del pasado, podría pensarse que es casi esperable que así suceda.  Leyendo a Piera Aulagnier, nos encontramos con los espacios vinculares, a los cuales la autora se refiere como los posibilitadores de catectizar objetos.  Estos espacios son cuatro y, en un punto dan cuenta del sujeto como sujeto de grupo.  P. Aulagnier dice: ”La cultura se inscribe paulatina y progresivamente en el sujeto a través de los pequeños grupos empíricos…e instituciones en las que se incluye o es incluido…que operan así como configuraciones del lazo grupal y social porque se hallan en intima conexión con las discursividades que cohabitan en cada época.”6 En la etapa escolar (segundo espacio vincular) se catectiza al grupo de pares, dicha catectización será “preservada a lo largo de toda la vida”. Así y todo, en un momento se torna imperioso retirar la libido de esos objetos, para depositarla en otros pertenecientes a un grupo asociacional, del cual el yo quiere y dice formar parte.  Esto se da al pasar del segundo al tercer espacio psíquico vincular relacionado a los colegas de la profesión, compañeros de trabajo, nuevas parejas y demás personas que aparecen una vez superada la etapa escolar.

Es importante entender que este proceso del pasaje de un espacio vincular al otro es necesario para que el sujeto crezca y se desarrolle, sino quedaría atrapado en la ilusión grupal de su clase de 5to año del secundario, sin posibilidad de crear nuevos proyectos.

Es por estas mismas razones que se podría llegar a explicar la necesidad de los sujetos de volver a saber de sus antiguos compañeros, o personajes de esa etapa de su vida, porque el vínculo de afecto queda internalizado, y es esperable que en un contexto de liquidez como el actual se busque recuperar, aunque sea parcialmente ese escenario que incluye lo que alguna vez fuimos.  Pero, a la vez, fue necesario crecer, formar parte de otros grupos y nuevos proyectos. Esto entraña la dificultad de reactualizar vínculos pertenecientes al pasado, porque, mas allá de que ahora esos “otros” formen parte del presente a través de nuestra red de contactos, es difícil recrear ese lazo. Ni el otro sigue siendo el sujeto que tenemos internalizado, ni nosotros somos el mismo sujeto que existe en el imaginario del otro.

El sujeto se divide en el que queda en la planificación y aquel que concretiza los reencuentros. En el primero se trata de la cantidad de información que proporciona el Facebook, cuestión que le permite obtener lo que quiere: saber del otro, en qué situación esté en ese momento. En cuanto al segundo, aquel que llega a reencontrarse en el cara a cara, es más un sujeto que busca encontrarse con su pasado que un sujeto que quiere saber la situación de tal o cual ex compañero.

Un dato que consideramos significativo, arrojado por la pregunta “¿Qué usas de Facebook?”, fue la respuesta con la mayor frecuencia entre los encuestados: Fotos ajenas y/o propias. De aquí se desprenden dos interrogantes:  ¿qué sucedería si Facebook se tratase de una red social en la cual subir fotos fuera imposible? Y en su defecto, ¿qué pasaría si hoy Facebook decide no permitir más subir fotos al espacio?.

Si buscamos las definiciones de imagen y fotografía podemos encontrarnos con cosas muy interesantes. Por ejemplo, la primera se trata de una figura, representación de una cosa o persona. La misma puede tratarse de algo real o de una quimera, mas diríamos una combinación de ambas, nunca pudiendo ser en su mayoría (ni totalmente) real. En cuanto a la fotografía se puede ver en la web la siguiente definición: procede del griego phos (“luz”), y grafis (“diseñar”, “escribir”) que, en conjunto, significa “diseñar / escribir con la luz”. Entonces tenemos una representación de algo o alguien que se plasma, se inscribe en un papel, pantalla, etcétera. Pero cabe agregar algo más que dice de la definición de fotografía en la web y que nos parece realmente interesante. Cuando hace referencia al arte dice: “(…) los artistas (…) han tratado siempre de ir más allá de la mera representación fotomecánica de la realidad, ya que se puede crear un nuevo “mundo según el punto de vista del artista” 7. En algún punto se puede pensar a cada uno de los usurarios de Facebook como un artista que crea, desde un autoconcepto, su propia imagen. Cuando hablo de autoconcepto me refiero, a la manera en que los sujetos se perciben a sí mismos y cómo creen que los demás los perciben a ellos.

Paula Sibilia, antropóloga y autora del libro “El espectáculo de la intimidad” hace referencia a la “Espectacularización del yo”8. Esto indica que en la actualidad existe un cambio en la forma en que los sujetos construyen sus propias subjetividades, debido a las transformaciones socio-culturales acontecidas a lo largo del tiempo. Ahora, “(…) nuevas fuerzas incitan a hacer del propio yo un show”.9 En el siglo XIX la autoimagen se edificaba en la intimidad, el sujeto iba construyendo la misma en espacios en donde se encontraba consigo mismo. Hoy sigue sucediendo lo mismo pero hay una necesidad creciente de propagarla hacia el exterior, haciendo de su yo una imagen a mostrar.  Ahora bien, ¿con qué fin?. Con palabras de esta misma autora “(…) con el fin de posicionarnos en el competitivo mercado de las apariencias y atraer la mirada del otro”.10 Esto se debe a un borramiento de la barrera que separaba el ámbito privado del público, puesto que ya no se puede diferenciar con claridad los límites de ambos: “(…) ahora esos muros se agrietan para dejar infiltrar miradas ajenas (…)”11. Es verdad que en la modernidad también el sujeto necesitaba de la mirada del otro que confirme su estar en el mundo. Bastaba que familia, amigos, compañeros de trabajo, conocidos, etcétera lo hicieran. Pero también es una realidad que hoy por hoy esto parece no alcanzar, y se requiere de una aprobación masiva, siendo el Facebook un medio para ello. Esto nos lleva a retomar lo antes dicho respecto a la imagen que se pretende mostrar y para qué. Es pertinente citar a Paula Sibilia nuevamente: “(…) si en la sociedad del espectáculo solo es lo que se ve, entonces es necesario aparecer para que las miradas ajenas confirmen la propia existencia”12

Entonces una persona crea un imagen y pretende a través de ella poder representar todo su ser; que la / las imagen/es representen lo que ella es. Pero volviendo a las preguntas planteadas anteriormente ¿qué pasaría si la fotografía no fuera posible en el Facebook?, ¿habría tantos adeptos como los hay?. Y si de golpe hoy se sacara la posibilidad de ver este tipo de imágenes ¿Facebook desaparecería al instante?.Todo esto nos lleva a pensar en los reencuentros. Las encuestas muestran que este tema queda en el intento, en la invitación, y no todos concretan fuera del espacio de Facebook. ¿No se podría pensar que la fotografía/imagen muestra mucho y saca en sí misma parte de la curiosidad que moviliza a la búsqueda de ese pasado? Al tener la imagen de cierta persona ya no hay mucha intriga de por medio. Si se tiene la imagen y el contacto por la red es posible, ya el encuentro cara a cara puede parecer no tan productivo o por lo menos no diferente. Entonces esto lleva preguntarse: ¿habría más concreciones fuera del Facebook, ya que el no saber con exactitud de la imagen del otro me lleva a preguntarme y querer saber? El límite de lo público y lo privado, que hoy por hoy se ha desdibujado, no corresponde tan sólo a la foto o información que pone un usuario, sino también a la curiosidad o interés por saber de la vida privada del otro. Entonces, si no tenemos total acceso a ella, ¿qué hacemos?: vamos en su búsqueda. Estas preguntas nos van acercando a pensar a Facebook cada vez más como una herramienta, como un medio para llegar a.

  • Re-encuentros ¿Desilusión tras una ilusión?
Lo hasta ahora escrito nos lleva a preguntarnos por qué muchos de los que concretaron el re-encuentro cara a cara no quizo volver a saber nada de ello. Tal vez se pueda pensar en una desilusión, pero ¿a qué?. Primero es importante dar con el significado de este concepto, y si vamos a la web nos podemos encontrar con el siguiente: “Desengaño, decepción, impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado”. En estos casos, donde el encuentro cara a cara es una situación que no se pretende volver a vivir, lo que pudo haber sucedido es justamente esto, el haber creado demasiadas espectativas en algo que luego no fue y con ellos borró a toda esa ilusión construida. ¿Ilusión de qué?. Si vamos al diccionario nos encontramos con dos definiciones. Por un lado hace referencia la imagen que no refleja fielmente la realidad exterior, o que se le opone. Podemos pensar que cuando una persona se conecta con personas del pasado a través del Facebook recibe una cantidad de información de éstas que van armando una imagen de las mismas. En cierta forma se crea una ilusión de lo que ellas son, ilusión basada en lo que esa gente quiere y planea mostrar. Pero resulta que cuando la situación cara a cara llega a su concretación, aquella imagen que nos habíamos armado y habíamos comprado no era tal y sin mas llega la desilución. Y acá podemos hacer referencia a la otra definición encontrada en el diccionario, en la que la ilusión es una esperanza infundada. Esto hace replantear si el usuario de Facebook no se aferra demasiado y se fía, de esta manera, a la imagen que sus contactos hacen presentes en el espacio, entonces crean una ilusión fundada en esos datos, que luego son refutados trayendo con eso la desilusión.

Conclusiones
Al comienzo de este trabajo, nos hicimos tres preguntas a partir de las cuales decidimos delinear y sondear nuestro objeto de estudio. Luego del largo recorrido, las traemos a colación para ver si hemos podido contestarlas y de qué manera y si nuestras hipótesis inicial se ve refutada o confirmada por los hechos y datos recabados.
“Facebook es una herramienta que facilita los reencuentros”. Sí, es cierto. Hemos visto que la gente se busca, se encuentra y se reencuentra. Nuestras suposiciones iniciales sin embargo nos llevaron a creer que la que mayoría de los reencuentros se daban cara a cara, que FB era sólo la herramienta mediadora o facilitadora, que era un medio para un fin último. Las encuestas arrojaron que tenemos dos tipos de reencuentros: los reencuentros con tecnología mediada y aquellos que se concretaban más allá de la pantalla del ordenador. Y que FB era, sorprendentemente, el fin último hacia el cual tendían los individuos con ansias de mostrarle a ese otro del recuerdo la “versión mejorada” de nuestro yo a través de la sobreabundancia de información personal, fotos y logros personales. Los reencuentros con el pasado, con ese rol que cumplíamos en el pasado, se veía satisfecho en cierta forma con saber en qué andaba el otro y hasta dónde había llegado, comparándolo quizás con ese otro internalizado que nos quedó de un pasado compartido en un espacio anterior. ¿Podemos pensar a FB como un microcosmos, una sociedad en pequeño con reglas y normas internas a cumplir por un “buen ciudadano” de FB, donde puedo “reportar” o “denunciar” prácticas indecentes a esos moderadores que todo lo ven…?
¿Qué motiva o genera reencuentro en FB? La foto en FB genera reencuentro; ya en sí misma produce un choque con una imagen que quedó en nuestro recuerdo. Invita a una reactualización del vínculo con el otro, virtualmente o yendo un poco más lejos y juntándose a tomar un café en grupo. Es la posibilidad de volver a vivenciar ese pasado que, seguramente, fue placentero. Es la posibilidad de volver a cubrir un rol que el tiempo nos llevó a abandonar. FB es a un padre lo que un hijo: ese hijo que nos permite volver al secundario para hacer travesuras o que nos permite tirarnos al piso en la colchoneta de colores a jugar, a hacer como si para después “volver a enchufarnos” con las responsabilidades diarias.

¿Qué invita a los usuarios de las Redes Sociales Digitales a expresarse más “libremente” que en lo cotidiano? Quizás esta pregunta no fue abordada en profundidad. Podemos ver la punta del iceberg asomarse si pensamos que Internet nos da una impunidad que el reencuentro en tiempo actual no nos da. Nos permite corregirnos, pensarnos antes de mostrarnos. Nos permite parecer ser alguien que quizás no somos. El tiempo actual nos obliga a improvisar, a marchar, a seguir. Internet nos permite parar para pensarnos y nos deja elegir qué mostramos de todo lo que somos. FB tiene herramientas que no son utilizadas por todos los usuarios, donde se puede seleccionar el nivel de seguridad que se le aplica a cada grupo de amigos definido por el dueño del perfil. Todos ven todo de todos.

¿Qué sujeto está detrás de la pantalla? Para todos los reencuentros, se necesita de predisposición. Encontramos mucha de esta en los sujetos que utilizan FB. Lo extraño es que estuvieran dispuestos a reencontrarse pero que no tuvieran ganas de organizar el reencuentro o bien que tuvieran muchas oportunidades y que no se aprovecharan todas, dadas las ansias de juntarse nuevamente con esos otros y ese yo que fuimos antes. ¿Será FB una forma de decidir si me reencuentro con la gente de antaño, como una previa? ¿Será el terreno de lo virtual una forma de “tantear” la situación para ver en qué andan los otros y ver si me dan ganas de concretar sin monitor de por medio? ¿O si la foto me dan ganas de juntarme? ¿O es sólo la emoción, la adrenalina y la expectativa razón suficiente para amagar a juntarse y nunca llevar el encuentro a cabo? La sección cualitativa de la encuesta nos dejó ver que en casi todos los casos, se da un fenómeno similar. La imagen que uno tenía en la mente de ese niño o adolescente no difería en casi nada con la persona que se tenía en frente, exceptuando claro está el lógico avance del tiempo.  ¿Es el que mira un sujeto voyeurista que se presta también a ser mirado? La mirada del otro también nos define, nos da una identidad. Una identidad construida con lo que yo le quiero mostrar de lo que soy, que puede acercarse o alejarse de mi esencia.

Bibliografía:

notes

1 http://es.wikipedia.org/wiki/Herramienta

2 Idem ant.

3 http://educacion.idoneos.com/index.php/287950

4 Neri, Carlos: Bytes y Papel, pág. 43.

5 Bauman, Zygmunt: La globalización. Consecuencias humanas, pág 103

6 Romero: Objeto, grupo y teoría, pág 25-26.

7 http://www.wikipedia.org.ar

8 SIBILIA, Paula. “La espectacularización del yo”. En: El monitor de la educación. N° 18 – 5| Epoca, septiembre de 2008.

9 SIBILIA, Paula. “La espectacularización del yo”. En: El monitor de la educación. N° 18 – 5| Epoca, septiembre de 2008

10 SIBILIA, Paula. “La espectacularización del yo”. En: El monitor de la educación. N° 18 – 5| Epoca, septiembre de 2008

11 SIBILIA, Paula. “La espectacularización del yo”. En: El monitor de la educación. N° 18 – 5| Epoca, septiembre de 2008

12 SIBILIA, Paula. “La espectacularización del yo”. En: El monitor de la educación. N° 18 – 5| Epoca, septiembre de 2008

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Facebook, Fenómenos de Grupalidad, Relaciones mediadas por la tecnología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s